El Centro Mexicano Universitario de Ciencias y Humanidades (CMUCH) es orgulloso anfitrión del Quinto Congreso Iberoamericano de Psicogerontología. Ver más


Programa del Congreso Ver en PDF

Programa de Talleres Precongreso Ver en PDF

Cartelera de Cortometrajes 1era Bienal Ver Cartelera






Origen

El V Congreso Iberoamericano de Psicogerontología es resultado de la continuidad del trabajo realizado por psicogerontoólogos de la comunidad iberoamericana desde el año 2005 en el cual la Dra. Graciela Zarebski. Directora de la Licenciatura en Gerontología y de la Especialización y Maestría en Psicogerontología de la Universidad Maimónides, en Argentina, impulsa el 1er Congreso Iberoamericano de Psicogerontologìa; en el año 2007 se organizó el 2do congreso en Uruguay con la iniciativa de Rebert Pérez, Fernando Berriel y Mónica Lladó entre otros, en 2009 en Brasil con Beltrina Forte y su equipo de colaboradores, y en 2011 en Cuba con el trabajo de Eduardo Triana y otros colegas.

Estos congresos se organizaron como una respuesta a la necesidad de que los profesionales de las ciencias sociales y de la conducta contaran con un espacio de comunicación, intercambio, colaboración, actualización y desarrollo de propuestas, proyectos y programas con una visón que correspondiera a las necesidades de nuestra comunidad latinoamericana.

Era necesario que la psicología en general, y la psicogerontología en particular, adquirieran un espacio propio, pluridimensional y multicultural en donde se pudiera contar con puentes de comunicación entre especialistas qué, en buena medida trabajaban en espacios vinculados a la salud, pero donde predominaba una visión geriatrizada de la vejez, era necesario un espacio que mantuviera los vínculos con otras disciplinas, pero donde se superara y trascendiera la visión médica biologicista con la que aún se ve a la vejez en muchos lugares, y por parte de muchos profesionales. En México, al igual que en muchos otros lugares, los profesionales de le medicina fueron los primeros en reconocer y atender a la población envejecida, con sus problemas y necesidades propias de su generación; pero con el tiempo fue necesario reconocer que la vejez tiene muchas otras facetas que invitan a preguntas para las que la medicina no tiene respuestas.

Se trataba de desgeriatrizar la atención y el estudio de la población adulta mayor, de clarificar las diferencias de la gerontología y la psicogerontología, y de invitar a los profesionales de la medicina a tener acceso a otras miradas y otras experiencias.

En el caso de México también se ha buscado que se supere una tendencia urbana, academicista e institucional, pues también existe la vejez rural, cotidiana y naturalmente no institucionalizada, donde la propia población anciana tiene mucho que decir, compartir y aprender. Esperamos que este V Congreso Iberoamericano de Psicogerontología sea un paso más del camino a recorrer para próximos eventos, y donde los participantes encuentren una posibilidad de fortalecimiento de las propuestas y sea cuna de nuevas ideas que permitan superar enfoques y planteamientos hegemónicos e incorporen nuevos plantemientos producto de los avances de la ciencia, la filosofía y la cultura.

Cada uno de los congresos anteriores fue ampliando el campo de la psicogerontología, y permitió que los diferentes países organizadores compartieran sus avances y pendientes sobre el tema psicogerontológico. En el caso de México es la oportundad de compartir los logros alcanzados, y la propuesta que se busca impulsar, a partir de la Maestría en Gerontología Social y Estrategias de Atención al Adulto Mayor que se imparte en el Centro Mexicano Universitario de Ciencias y Humanidades. Esta maestría ya cuenta con líneas definidas de investigación y busca consolidar opciones de intercambio tanto para profesores como para estudiantes.

La propuesta de CMUCH es una invitación a fortalecer la diversidad e visiones y formar una red de colaboración y cooperación con distintas instancias públicas y privadas.